miércoles, 28 de marzo de 2018

Introducción a Los Fragmentos de Lyss


Una pequeña introducción a la campaña Los Fragmentos de Lyss. El gancho de la campaña se entremezcla y desvela algunas cuestiones de la metatrama de Devious, dotándola de cierto halo mágico.  
 En tiempos primigenios el Guardián de la Rueda, Sino, se desglosó en seis Egos donde cada uno de ellos fue el resultado de la personificación de una de las múltiples conciencias de la deidad. Sin embargo, uno de estos Egos estaba compuesto por infinitas voces que fueron encerradas en un solo cuerpo, conciencias sobrantes que no pudieron obtener organismo propio. Todas ellas lucharon por controlar la carne que las contenía, ansiaban ser autosuficientes en la historia que acontecería a la Rueda.
De entre ellas, dos se escucharon con más fuerza: una pertenecía al temperamento de Conae y otra al de Lyss. Tras el feroz conflicto, la voz que respondía a Conae, sabedora de que nunca podría extirpar a Lyss por sí misma, decidió engañarla. La sedujo con la promesa de poder albergar cuerpo propio si le dejaba controlar el que ya se encontraban. Así Lyss no tendría que escuchar al resto de conciencias, podría valerse por sí misma como hacían el resto de Egos. De este modo, sin saberlo, se dejó anclar por Conae a un fragmento cristalino. Una pequeña joya que la mantendría presa.
Desde aquel momento, Conae se proclamó dueño, irguiéndose triunfante de entre el resto y dando lugar al dios que en un futuro adorarían los dracónidos.
Para celebrar su victoria y anular la personalidad de Lyss, fragmentó el cristal en cinco pedazos: cinco hermosas joyas de puro éter cristalino. De ellas se quedó una sola y el resto las repartió por tierras dracónidas para que sus habitantes decidieran el devenir de la conciencia de Lyss.”
PD: para aquellos que deseen saber un poco más sobre  Sino, el guardián de la Rueda, y su origen pueden descargarse un leve relato aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario